BURNING MAN

Festival que se produce todos los años la última semana de agosto, en el estado de Nevada, América. 

Durante mi estancia en dos festivales consecutivos (2015-2016) pretendí reflejar la armonía del caos. Personajes deambulando dispuestos a disfrutar en todos los sentidos, no sólo del festival (Música, cultura, droga, sexo…) si no del paisaje y la fusión de ser y su libertad. 

Fueron un total de 15 fotografías realizadas únicamente durante el amanecer y el atardecer.